Rúbrica para evaluar el diseño de actividades de aprendizaje: Una propuesta

14 junio 2012

Como hemos indicado en otros post consideramos las actividades como el núcleo fundamental de cualquier proceso de aprendizaje.

Hemos insistido en que si aspiramos a un aprendizaje eficaz y eficiente es necesario diseñar actividades de aprendizaje que reúnan, entre otras, algunas de las siguientes características:

  • Ser adecuada al contexto en el que se propone.
  • Ser coherente con los objetivos a lograr y las competencias a desarrollar.
  • Optimizar la relación entre el esfuerzo realizado por el estudiante y el aprendizaje logrado.
  • Ser suficientemente atractiva como para despertar y mantener el interés del estudiante.
  • Disponer de las las orientaciones necesarias para facilitar su realización
  • Contener de forma explícita o implícita los criterios de evaluación.
  • Optimizar el esfuerzo del profesor tanto en su diseño como en su tutorización y evaluación.
  • Tener en cuenta las diferentes características de los estudiantes (estilos de aprendizaje, conocimientos previos etc)
  • ….

Con objeto de evaluar el diseño de una actividad hemos desarrollado la propuesta de rúbrica que,  contemplando varios de estos aspectos, mostramos a continuación:

RÚBRICA DE EVALUACIÓN DE ACTIVIDADES (1)

  • ¿Existe un formato general (plantilla) para el diseño de las actividades a lo largo del proceso formativo?
  • ¿Responde la actividad propuesta al formato previo?
  • ¿Tiene definidos todos y cada uno de los apartados de la plantilla?
  • ¿Contiene la actividad una contextualización que justifique su propuesta dentro del proceso formativo?
  • ¿Tiene una introducción que defina, con carácter general, lo que se va a realizar?
  • Los recursos para realizar la actividad ¿Están claramente definidos? ¿Son accesibles?
  • Los recursos propuestos ¿Se consideran adecuados para la realización de la actividad?
  • ¿Hay un apartado que indique lo que se ha de hacer exactamente y, en ese caso, ¿Está suficientemente claro y ordenado?
  • ¿Tiene el estudiante criterios claros sobre como va a evaluar el profesor su actividad?
  • ¿Logrará la actividad captar el interés del estudiante o la considerará demasiado fácil o demasiado difícil para sus conocimientos en el tema?
  • La actividad ¿tiene en cuenta los conocimientos previos de los alumnos?
  • El tiempo invertido por el profesor para la elaboración de esta actividad, en relación con el aprendizaje que puede producir, lo consideras 
  • El tiempo que tienen que invertir los estudiantes para la realización de esta actividad, en relación con el aprendizaje que les pueda producir, lo consideras excelente o incorrecto por excesivo.
  • Tal y como está diseñada la actividad ¿permite que el estudiante sepa con antelación si la ha realizado correctamente?
Como vemos se muestra una serie de aspectos que debemos tener en cuenta antes de proponer una determinada actividad.
(1) Los apartados de la rúbrica que mostramos han sido adaptados de la asignatura “Diseño e implementación de nuestro propio curso en red”  que he impartido dentro de la Maestría en “Competencias y Tecnologías emergentes para el aprendizaje y trabajo en red: eProfesor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Aunque en la asignatura figuraban los criterios de evaluación de cada uno de los apartados, por razones de espacio los hemos omitido en este post.
Anuncios

La importancia de las actividades de aprendizaje

21 diciembre 2008

Comenzamos este blog en el que intentaremos reflexionar sobre la importancia que tiene en la formación on line que las actividades de aprendizaje que se propongan sean adecuadas para lograr los objetivos deseados.

En primer lugar queremos precisar que entendemos que el aprendizaje es proceso personal e intransferible (nadie puede aprender por nosotros) y que se produce mediante la realización de actividades.

Antes de continuar queremos decir que cuando hablamos de actividades de aprendizaje nos referimos a “cualquier evento, dentro de un programa de formación, cuya realización exija la participación del estudiante y contribuya  la consecución de un objetivo o adquisición de una competencia previamente definida“.

Como vemos, las actividades de aprendizaje para ser consideradas como tales deben reunir una serie de requisitos:

  • Formar parte de un programa de formación.
  • Necesidad de ser realizada por parte del alumno para que sea eficaz.
  • La realización de la actividad debe facilitar la consecución de uno o varios objetivos de aprendizaje o competencia.

Una de las diferencias más notables entre la preparación de un curso presencial y un curso on-line es precisamente el desarrollo de las actividades propuestas, pues el aprendizaje de los alumnos se debe producir al realizar dichas actividades.

La adecuada selección de las tareas o actividades de aprendizaje es uno de los aspectos determinantes de la calidad de un curso, condicionando todo el desarrollo del mismo. Proponer tareas adecuadas en el momento oportuno es la mayor responsabilidad con la que nos enfrentamos al diseñar o tutorizar un proceso formativo.

Las tareas o actividades de aprendizaje que se plantean en un curso on-line pueden ser muy variadas, debiendo primar aquéllas que fomenten el trabajo cooperativo y colaborativo. Deben, además, estar en concordancia con los objetivos planteados o competencias a desarrollar.

En siguientes post iremos viendo diferentes tipos de actividades, así como los criterios a seguir para elección y elaboración de una actividad.